Ayuntamiento de Villacañas Tlf: 925 560 342 - Fax 925 160 925

Los trabajos de hormigonado en la calle Mayor han concluido en su primera fase, lo que permitirá tener transitable la zona por la que debe transcurrir la procesión del Cristo de la Viga el próximo martes 1 de mayo. Ese era el objetivo con el que se trabajaba siempre y cuando la meteorología respetara la ejecución de la obra, como finalmente ha ocurrido. Con todo, hay que recalcar que el nuevo pavimento podrá ser utilizado en las próximas semanas aunque no esté totalmente terminado, ya que los trabajos finales de eliminación del desmoldeante y la aplicación de la resina protectora final se realizarán en la última fase de la obra. Es decir, que las personas que pasen por el nuevo pavimento no verán la calle totalmente terminada ni con los colores finales que aflorarán una vez concluya la obra.

A pesar de los retrasos que han generado las lluvias de las últimas semanas, el objetivo era poder cumplir el compromiso con la Cofradía del Cristo de la Viga para que la procesión discurriera por el recorrido de costumbre, como finalmente va a ocurrir.

El hormigón utilizado se está enriqueciendo con fibras de vidrio para reforzar la mezcla y reducir el riesgo de formación de fisuras y grietas, minorando además su permeabilidad. Esto, unido a que se ha renovado por completo la red de alcantarillado con la colocación de una nueva tubería de 600 mm. de sección, mejorará la evacuación de aguas, tanto de alcantarillado como de lluvia.

Según los cálculos de los técnicos se van a utilizar para toda la obra unos 600 m3 de hormigón, que suponen unas 70 hormigoneras. El proceso consiste en extender y alisar la superficie de hormigón fresco y espolvorear la capa de rodadura que le aportará el tono de color deseado, para posteriormente estampar el dibujo sobre el hormigón con moldes. Finalmente se realizan las juntas de retracción, para terminar el trabajo eliminando el desmoldeante y aplicando resina protectora.

También en estos días se han colocado en la plaza de España los nuevos árboles, que son ya de raíz controlada y de especies arbóreas especialmente recomendadas para entornos urbanos, que no generen pólenes alérgenos ni frutos que ensucien el nuevo pavimento. Así, en la zona de la plaza se han colocado seis ejemplares de almez y en la zona de aparcamientos nueve perales ornamentales. En todos los casos se trata de árboles con el mayor tamaño posible, de tal manera que en pocos años puedan estar totalmente desarrollados y cumplan su función ornamental y de sombra.

Recordemos que los antiguos árboles de la plaza fueron retirados y trasplantados en el parque de la calle Chacón. Estos ejemplares, que se encontraban en la zona peatonal de la calle Mayor a la altura de la plaza, tienen que ser retirados debido a su tamaño y, sobre todo, a la dimensión que tenían sus raíces con las consecuencias que ello tiene para el pavimento y los edificios, ya que no son ejemplares de raíz controlada. Estos plátanos de sombra se han trasplantado siguiendo las recomendaciones de los técnicos, con la confianza de que se afiancen en su nuevo destino en el parque de la calle Chacón. Para ello se han realizado los correspondientes tratamientos con productos para facilitar el enraizamiento en su nueva ubicación.

El proyecto de reforma de la plaza de España y la zona semipeatonal de la calle Mayor va a suponer una inversión de 355.000 euros más IVA, que se ejecutará sin que el Ayuntamiento tenga que recurrir al endeudamiento para realizarlo, algo a lo que ayudará una importante aportación económica que ha llegado desde la Diputación de Toledo, administración de la que el alcalde es vicepresidente, a la que se sumará una partida procedente de remanente de tesorería, es decir, de fondos municipales que no se han gastado.