Ayuntamiento de Villacañas Tlf: 925 560 342 - Fax 925 160 925

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Los diestros Antonio Nazaré, Cristian Escribano y Francisco José Espada salieron a hombros al término de la corrida celebrada en la plaza de toros de Villacañas tras repartirse un total de ocho orejas.

Lo más destacado de la tarde fue recibir en Villacañas a Francisco José Espada, torero con raíces villacañeras, y que pudo expresarse más con el noble y algo tardo tercero de la tarde al que finiquitó al primer intento, abriéndose ya la puerta grande, mientras que en el que cerró plaza, un ejemplar falto de chispa que quiso más que pudo, anduvo con actitud sin poder dar una mayor dimensión a pesar de cortar un tercer trofeo.

Antonio Nazaré, torero que abrió plaza, nada pudo hacer con su deslucido primero. Eso sí, en el cuarto, ya desde el recibo de capote el sevillano anduvo en aire importante y pudo desquitarse del sinsabor que le dejó su primero. Luego, en la muleta, con colocación y buen gusto, le cortó dos orejas tras pinchar al primer intento.

Cristian Escribano cortó un total de tres orejas, pero con un lote justo de raza y entrega el toledano puso sobre el tapete su concepto del toreo clásico, con firmeza y elegancia hasta donde sus oponentes se lo permitieron. Lo mejor lo realizó frente a su noble primero.

---------------------

FICHA DEL FESTEJO.- Seis toros de Apolinar Soriano, cuajados de carnes aunque cómodos de cabezas. El mejor, el cuarto; nobles y manejables, segundo y tercero; justos de raza, el resto.
Antonio Nazaré, silencio y dos orejas.
Cristian Escribano, dos orejas y oreja.
Francisco José Espada, dos orejas y oreja.
La plaza registró algo menos de media entrada en los tendidos.