Imprimir

El Ayuntamiento de Villacañas ha realizado la campaña anual de tratamiento contra la procesionaria del pino, una plaga que afecta a las coníferas, mediante la fumigación de las copas de estos árboles con un producto fitosanitario específico.

Con esta campaña se pretende actuar en las zonas arbóreas del casco urbano en las que existen pinos, tanto de titularidad pública como en las propiedades privadas que previamente lo comunicaron al Ayuntamiento.

El objetivo es evitar la proliferación de la procesionaria, una oruga que puede causar daños a los árboles y graves problemas alérgicos a las personas con alta sensibilidad alérgica, ya que a partir del primer mes de desarrollo los pelillos que rodean el cuerpo de las orugas provocan irritaciones y urticarias en la piel que pueden ocasionar trastornos alérgicos en personas y algunos animales.

Este tratamiento contra la procesionaria debe realizarse en esas fechas, debido a que es ahora cuando las orugas empiezan a salir de los huevos y comienzan a construir los bolsones de seda en los que pasarán el invierno. Con esta acción se busca reducir el número de orugas que, desde febrero hasta primeros de abril, descienden de los pinos.